fbpx
Adolescentes disfrutando de un curso o año escolar en el extranjero durante bachillerato o la eso

Pasar un año o curso escolar en el extranjero: los 6 motivos para hacerlo

Una de las experiencias más bonitas y enriquecedoras para los adolescentes es poder estudiar un curso escolar en el extranjero.

No solo porque es la mejor manera de aprender idiomas, sino también por la cantidad de amistades, recuerdos y memorias que pueden crear durante ese tiempo.

Por esto, mandar a nuestros hijos a aprender en otros países es totalmente recomendable. Sin embargo, puede que todavía quieras conocer más sobre este tema. A continuación, vamos a ver seis motivos por los que estudiar la eso o el bachillerato en el extranjero.

6 motivos para realizar un curso escolar en el extranjero

1. Conocer modelos educativos diferentes

No en todos los países se utilizan los mismos enfoques de enseñanza, por lo que descubrir distintas maneras de enfocar el proceso de enseñanza y aprendizaje les resultará motivador e interesante, consiguiendo así afianzar conocimientos.

Además de todo esto algunos de los centros, disponen de profesores y educadores que se adaptan a las necesidades específicas de cada alumno. Así, estudiar un curso en el extranjero será muy provechoso para ellos, ya que podrán aprender en función de sus capacidades.

2. Abrir la mente a otras culturas y costumbres

Durante la adolescencia interactuamos mucho con nuestro entorno más cercano. Por eso, estudiar tanto el bachillerato como la ESO en el extranjero, les aportará conocimientos académicos, así como culturales que harán que sean más tolerantes y respetuosos en un mundo cada vez más globalizado.

Asimismo, en función del país, el choque cultural será más o menos grande. Por ejemplo, en Irlanda, el trato y la cercanía del país son muy similares a las españolas por lo que, en este caso, asistir a un curso escolar de la ESO o de bachillerato en Irlanda les permitirá a los jóvenes expandir sus horizontes sin sentirse incómodos o fuera de su zona de confort.

3. El crecimiento personal de los adolescentes

Cursar el bachillerato y la ESO en el extranjero son experiencias que fomentan la autonomía e independencia de los jóvenes. Aprender a afrontar los problemas y a ser resolutivos son cualidades imprescindibles tanto a nivel laboral y académico como en el aspecto personal.

También descubrirán diferentes perspectivas y formas de ver la vida y harán amistades que les permitirán desarrollar sus habilidades sociales en el extranjero. Esto les ayudará a madurar y crecer a través de diferentes tipos de vivencias.

4. Llegar a dominar el idioma y ser bilingüe

Un curso escolar en el extranjero es una de las mejores maneras para aprender idiomas y convertirse en bilingüe ya que, gracias a la inmersión lingüística, el alumno tiene que comunicarse en otro idioma las 24 horas del día, tanto con la familia de acogida, como en el instituto.

De esta manera, aprenderá a saber comunicarse en distintos ámbitos desde el académico y laboral que le será de gran ayuda en el futuro, hasta los registros más familiares y coloquiales que les servirán para comunicarse fluidamente durante toda su estancia.

5. Mejorar las perspectivas laborales

A una persona que ha estudiado un curso en el extranjero no se le valorará sólo por el nivel competencial de un idioma, sino también por su capacidad de adaptación. Para las empresas, estas dos características son muy importantes y los adolescentes las pueden perfeccionar a través de este tipo de inmersión lingüística.

Precisamente por eso, tendrá más probabilidades en el futuro de conseguir el puesto de trabajo que desee desempeñar, especialmente en un mercado laboral tan competitivo como es el actual

6. La gran calidad educativa de algunos países

Muchos de los países que permiten realizar estudios de año escolar en una situación de inmersión lingüística presentan una gran calidad educativa. Este es el caso, por ejemplo, de Irlanda cuyos informes de PISA avalan precisamente esta cuestión.

El motivo principal de estos resultados es que la ratio de alumnos por aula suele estar entre 20 y 25, consiguiendo así una mayor cercanía y seguimiento de la formación del estudiante. Esto hace que cursar un año de bachillerato o de la ESO en Irlanda sea una de las opciones preferidas de los padres.

Estos son los principales motivos por los que plantearnos mandar a nuestros hijos a realizar un curso escolar en el extranjero. Sin embargo, no son los únicos ya que hay muchos otros beneficios.

En Kidowe te ofrecemos asesoramiento tanto en España como en Irlanda al tener oficina allí para todo lo que necesites, incluyendo las convalidaciones de asignaturas.

Si quieres conocer más información acerca de cómo conseguir que tus hijos realicen un curso escolar en Irlanda, no tienes más que ponerte en contacto con nosotros. ¡Te resolveremos todas tus dudas!